Inicio Operadores La alta competencia del sector telco, ¿no es rentable para los grandes operadores?

La alta competencia del sector telco, ¿no es rentable para los grandes operadores?

de cuartacobertura

El sector de las telecomunicaciones está llegando a un punto de competencia extrema, en relación a una competencia beneficiosa para el cliente pero no para el mercado.

Movistar, Orange, Vodafone y MásMóvil son a priori, los perjudicados de la situación actual del sector, ya que son los que tienen que realizar destacadas inversiones y asumir elevadas cargas fiscales, incluyendo la tasa RTVE que los operadores luchan para eliminar reclamando primero al Tribunal Supremo y después con la Audiciencia Nacional.

A la situación de inversiones en fibra y 5G, se une las elevadas cargas fiscales y la alta competencia de un sector en el que existen miles de operadores y marcas blancas.

A estas alturas hay pocos que no reconozcan que este sector está excesivamente gravado‘, indicaban desde Orange en su última presentación de resultados, reflejando que España es uno de los países con mayor carga fiscal de Europa, ya que tiene en la actualidad hasta 17 figuras impositivas tanto en el ámbito estatal, autonómico y local.

MásMóvil clave en la alta competencia.

Orange ha sido tal vez el operador más crítico, pero no el único ya que a esta lucha se suma Movistar y Vodafone. El CEO de la compañía, Fallacher, llegó a indicar el pasado mes de febrero que ‘MásMóvil no surgió de la nada, sino de las condiciones que Bruselas impuso para aprobar la unión entre Orange y Jazztel. Pero la situación del país y del mercado ya no son la mismas

El negocio ya no es sostenible con tantos operadores y las presiones que tienen los operadores de red. El modelo de negocio para inversiones no es sostenible‘, indicaban desde Orange.

Y aunque es cierto que las autoridades dieron la obligatoriedad de permitir que MásMóvil pudiera crecer en nuestro mercado, no podemos olvidar que fue concretamente Orange quién facilitó su entrada con unas condiciones mayoristas mucho más beneficiosas de lo que estaban dispuestos a ofrecer sus rivales.

Esta situación a la larga ha llevado al sector a una competencia de precios minoristas para el cliente y mayoristas para otros operadores, que ahora Orange quiere invertir y ya se plantea ser más restrictivo con esta política.

Alta competencia por el estado y los operadores.

Llegados a este punto, no podemos decir que el mercado sea altamente competitivo solo por la normativa del estado. Esta parte es cierta y es necesario reconocer que el sector está altamente gravado con impuestos y muy regulado a la hora de permitir la entrada de cualquier competidor a cualquier precio.

Pero los propios operadores han profundizado esta herida queriendo destacar en su política mayorista, llegando a ofrecer acuerdos cada vez más beneficiosos a terceros mientras ellos se han visto obligados a aumentar sus precios para no perder beneficios, marcando cada vez más diferencias entre segmento premium y low cost.

El sector telco busca negocios alternativas para aumentar sus beneficios, con la posibilidad de ofrecer productos de diversos sectores: seguros, energético, alarmas, electrónica…

Operadores de vocación vs especulación.

Esto está provocando incluso que el sector tenga operadores con vocación de permanencia y otros con un ritmo más especulador, como sucede con el Grupo MásMóvil cuyo ritmo de compra de otras compañías no cesa, sin unificar marcas ni sistemas y provocando por tanto pocas sinergias entre ellas, más allá de los datos contabilizados.

Para disponer de unas redes fijas y móviles estables y de calidad, un mercado tiene que tener al menos dos operadores con vocación de permanencia. Recomendable tres.

Sin embargo la última adquisición de los amarillos ha sido el Grupo Euskaltel, que estaba totalmente centralizado en sinergias. Algo que ya no deja completamente claro que operadores trabajan por vocación o por otros motivos, ni si los operadores que dependen de grupos internacionales acabarán siendo parte de esas fusiones.

El mercado es rentable, pero no todo lo que se quiere.

Visto estos puntos, podemos decir que históricamente existen diversos motivos que han llevado al sector a este nivel de competencia, algo que no excluye las prácticas realizadas por los propios operadores. Estos matizan ahora que el sector no es rentable, pero los beneficios siguen existiendo aunque no sean al ritmo de crecimiento esperado o deseado en nuestro mercado.

Tal y como indicaban desde Orange, ‘es fácil ser competitivo cuando tus esfuerzos van dirigidos solo a captar clientes‘, pero a su vez, también es fácil querer cada vez más beneficios en un mercado cada vez más competitivo. Más allá de toda esta contradictoria polémica del sector, existe un gran beneficiado con todo esto, el cliente.

Artículos Relacionados

Deja un Comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia Aceptar Leer más