16 de marzo de 2019

La mayor dificultad a la hora de desplegar fibra óptica en núcleos urbanos es la negativa de los vecinos.

cajas de fibra óptica

Si una comunidad de vecinos se opone a tener cableado de fibra en su fachada, el operador debe buscar una alternativa para el resto de edificios.

Para los operadores todo son problemas a la hora de expandir las nuevas redes de fibra. Por si no fuera suficiente con el esfuerzo económico que supone, aunque gran parte de los últimos despliegues de fibra estén subvencionados, también se deben armar de paciencia para convencer a las comunidades de propietarios para que permitan este tipo de infraestructura.

Es fácil pensar que en una implantación de fibra óptica en una calle de cien edificios exista al menos una comunidad de vecinos reacia a iniciativas que afecten estéticamente al inmueble o de la que no obtenga valor económico alguno por utilizar su fachada. De esta forma los operadores se encuentran con propietarios de viviendas que impiden el cableado por su fachada, aunque cada vez sean menos casos. Pero ello puede provocar que no se puedan conectar todos los edificios colinlantes.

obstáculo fibra óptica

En estos casos el operador tiene que buscar otro camino o saltar el obstáculo. Problemas y más problemas para un desarrollo casi obligado, ya que al final el ADSL dejará de existir como tal y tendremos que utilizar estas redes de fibra. En el caso opuesto, miles de poblaciones de toda España que esperan la llegada de la fibra a pesar de ser España el país con mayor desarrollo en este tipo de infraestructura: a día de hoy el 85% de los hogares españoles cuentan con fibra óptica.

0 comentarios:

Publicar un comentario