7 de marzo de 2019

La clave del éxito en Digi: oferta sencilla, bajos precios, muchos distribuidores y call center propio.

Digi Rumanía

La estrategia de Digi es sencilla y permite alcanzar el éxito, pero el resto de competidores prefieren seguir con su laberinto de tarifas y condiciones, manteniendo los servicios subcontratados.

Digi no deja de ser una sorpresa en nuestro mercado si tenemos en cuenta que el operador ha pasado de tener 600.000 clientes en 2016, a 900.000 en 2017 y 1,35 millones en 2018. Un crecimiento espectacular para un operador de bajo coste que ha duplicado su base de clientes en poco tiempo, gracias a una serie de decisiones acertadas como la continua expasión de fibra.

En España el operador ya factura 120 millones de los 1.000 millones que factura en total el grupo Digi, con gran presencia también en el mercado rumano y algo menos en el italiano. El operador comenzó creciendo en Rumanía gracias a la expansión de redes de cable, convirtiendola en el operador líder de banda ancha fija en el mercado de este país y el cuarto operador de móvil.

La simplicidad de su oferta, sus bajos precios, su gran presencia de distribuidores responsable del 90% de las altas y su call center propio, a diferencia de la competencia, le convierten en un operador de éxito por estrategia. La mitad de sus clientes son rumanos ya que este era el público al que se dirigía en un inicio, sin embargo la estrategia cambió radicalmente hace tres años.

El operador tiene en España 390 empleados, entre los que se encuentra el call center. En Rumanía supera los 14.000 empleados. Ningún otro operador logra tener estas cifras, ya que los servicios generalmente están subcontratados. Esta es la magia de Digi, fácil pero no aplicable por el resto.

0 comentarios:

Publicar un comentario