15 de enero de 2019

Los trabajadores de Vodafone en contra del ERE que afecta al 25% de su plantilla, por estos motivos.

Vodafone ERE 2019 con 1200 personas

La misma directiva comete errores una y otra vez pero al final son los empleados quienes pagan las malas decisiones.

Vodafone confirmó la pasada semana un nuevo ERE que afectará a unos 1.200 trabajadores, casi el 25% del total de su plantilla. El operador ha indicado que estos recortes son necesario por razones económicas, productivas y organizativas, generando una oleada de críticas y de rechazo entre sus trabajadores y en consecuencia entre las distintas representaciones sindicales. 

Estamos hablando del tercer ERE desde 2012 si tenemos en cuenta que el primer ERE se realizó por la caída de negocio en 2012 afectando a 900 trabajadores y el segundo en 2015 afectó a 1.057 trabajadores tras la integración con ONO. Algunos medios como El Español no han dudado en reflejar los motivos reales que se encuentran tras este Expediente de Regulación de Empleo.

  • Se considera que la compra de ONO fue una mala gestión, ya que el valor pagado por esta compañía no era el valor real del mercado.
  • El proceso de integración con ONO ha tardado mucho más de lo previsto, con la respectiva repercusión a los clientes.
  • La fusión societaria entre compañías se realizó diferenciando Vodafone Servicios SLU, Vodafone ONO SAU y Vodafone España SAU y no bajo un único CIF como se esperaba.
  • La renuncia al fútbol supone ampliar la pérdida de clientes así como la reducción de beneficios que el operador venía arrastrando meses atrás.
  • Las instalaciones de fibra a los clientes es uno de los temas más criticados, los sindicatos indican que los clientes se marchan al no solucionar sus incidencias.
  • Otro punto clave es la paralización del despliegue de fibra, más centrados en la unificación con ONO que en buscar nuevas oportunidades de mercado.
  • La negativa a alquilar la red a los operadores virtuales y ofrecerles 4G, que ha provocado que la mayor parte de estos operadores acaben trabajando con la red de Orange aportando más de 800 millones de beneficios anuales a la competencia.
  • El valor de percepción hacia el cliente, al ser una compañía que no destaca con su oferta comercial premium ni actúa ante la pérdida de clientes a ofertas low cost (MásMóvil).
  • A pesar de ser el tercer ERE, la contratación de personal nunca se ha paralizado y después de cada despido existen nuevas contrataciones hasta alcanzar volúmenes similares.
  • Por último, se califica la unificación de sistemas entre ambas compañías como desastre.
Por todos estos motivos los trabajadores de Vodafone consideran que no está justificado que las malas decisiones que toma la misma directiva que ha realizado también los dos EREs anteriores, acaben repercutiendo una vez más en los trabajadores. Veremos como acaba este asunto en las próximas semanas y si acaba repercutiendo de alguna forma en los propios clientes.

0 comentarios:

Publicar un comentario