4 de diciembre de 2018

Más de 4 millones de clientes de ADSL estarán obligados a cambiar a Fibra entre 2019 y 2022.

La fibra óptica hunde al ADSL

Muchos clientes han ido cambiando de ADSL a Fibra estos años, pero aún existe un alto número de clientes que conserva la tecnología de cobre.

Movistar España será el primer operador del mundo en dejar de comercializar ADSL en 2022, el cierre de sus centrales de cobre ya es una realidad que está conllevado al resto de operadores a dejar de comercializar ADSL indirecto e incluso obligar a cambiar el producto de ADSL a Fibra, algo que supone dos ventajas para el cliente si se mantiene el precio: más velocidad y menos incidencias.

La fibra óptica hasta el hogar ya supone casi el 55% de la banda ancha fija, una tecnología que está acabando con el ADSL a ritmos agigantados. En lo que llevamos de año la fibra ha ganado 1,45 millones de accesos mientras que el ADSL ha perdido más de un millón de conexiones. A su vez la fibra óptica también está robando protagonismo a la tecnología HFC, tradicional de los operadores de cable, que en lo que llevamos de año ha perdido cerca de 180.000 líneas. 

Los clientes ya no contratan ADSL si tienen opción de fibra en su domicilio principalmente porque los operadores no lo permiten, en este sentido conforme las centrales de cobre van dejando lugar a la fibra los clientes son contactados por su respectivo operador para cambiar de tecnología sin coste. Un cambio que supone instalar nuevos equipos sin necesidad de recibir la visita de un técnico, salvo que el cliente haya elegido un producto adicional como puede ser el servicio de televisión.

De esta forma, ¿puede mi operador obligarme a cambiar a Fibra?

La respuesta es si. Si actualmente un cliente tiene ADSL indirecto, el operador le ofrecerá alguna alternativa de conexión o en su caso le informará de una próxima baja sin penalización. Esto solo puede ocurrir cuando la central de cobre del cliente está próxima de cierre. Por su parte los operadores también están comunicando los clientes el cambio de ADSL directo a Fibra, aunque la central de cobre todavía se mantenga, siendo posible perder el servicio de ADSL con el tiempo si el cliente no quiere cambiar a Fibra salvo que exista una incidencia comunicada que impida el cambio. 

El paso de ADSL a Fibra será una realidad en los próximos años y los más de 4 millones de clientes que aún conservan ADSL se verán obligados a contratar Fibra. Algo que siempre comunicará el operador previamente, que no supondrá un coste económico por el nuevo equipo ni permanencia asociada y que debería permitir la visita de un técnico sin coste en caso de ser necesario. La realidad es distinta y muchos clientes mantienen ADSL porque su operador no ofrece Fibra en su domicilio.

0 comentarios:

Publicar un comentario