1 de noviembre de 2018

Las dos caras de MásMóvil: un operador de éxito desde su nacimiento con resultados siempre cuestionados.

MásMóvil el operador virtual que mete miedo a Movistar, Vodafone y Orange

Un operador que cotiza en bolsa ya tiene claro cuál es su principal objetivo.

Meinrad Spenger puso en marcha MásMóvil en 2006 junto con su socio noruego Christian Nyborg, eligiendo el amarillo como color identificativo de una marca que pretendía ser diferente. La compañía tardó un par de años en llegar al mercado, los inicios siempre son complicados, pero al final consiguieron que Orange les alquilase su red para comenzar a dar servicio en el año 2008.

Logo inicial de MásMóvil 2008-2009
Poco a poco MásMóvil fue creciendo en el mercado hasta que en marzo de 2012 comenzó a cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil. Fue en 2014 cuando se unió a Ibercom que por aquel entonces tenía compañías de pequeño tamaño como Neo, Quantum Telecom, Xtra Telecom, Embou o el operador pensado para el segmento chino, YouMobile. Dos años después, en 2016, se hizo con Yoigo y Pepephone, convirtiéndose en el cuarto operador del mercado.

Desde el 14 de julio de 2017 cotiza en la Bolsa de Madrid y en la actualidad el operador tiene 5,7 millones de líneas móviles en el mercado, alcanzando así el 11% de cuota de mercado. En banda ancha fija sus 755.000 líneas en aumento hace que sea el operador que más clientes gana mes tras mes en cuota de clientes. Y todo esto sin grandes inversiones en fútbol ni otros deportes.

MásMóvil anuncia 6 millones clientes
MásMóvil anuncia 6 millones de clientes cuando según datos de la CMT tiene 5,7 millones.
Un operador que ha conseguido meter miedo a los grandes, Movistar incluido, pero que esconde una segunda cara ajena a todo cliente. Su accionariado está lleno de grupos de capitales de riesgo e inversores privados que buscan una venta cercana con el máximo beneficio, hasta tal punto que algunos medios como Merca2 ya han indicado en alguna ocasión como MásMóvil tiene un incremento de beneficios brutal, pero nunca corresponde con los datos que anuncian.

De esta forma nos encontramos con un operador que no crece como dice que crece o que compra sociedades que contabiliza todo el año y no desde el momento de la compra. Aparte queda la fama de 'enemigos' por el que le conocen parte de sus rivales, no por los clientes que obtiene, sino por algunas malas prácticas que realiza y que crea desconfianza en su sector más cercano. Sin embargo todo esto queda en segundo plano cuando vemos su crecimiento de clientes en el mercado, datos proporcionados por la CMT y ajenos a cualquier modificación por parte de los operadores.

0 comentarios:

Publicar un comentario