18 de octubre de 2018

Vodafone denuncia a O2 al considerar que su precio en zonas no reguladas no es replicable.

Vodafone demanda a O2 por sus precios

Vodafone considera que no puede ofrecer la oferta de O2.

Tras la denuncia que interpuso Vodafone contra Telefónica el pasado mes de agosto al considerar que Movistar+ utilizaba una agresiva oferta de fútbol utilizando su posición de monopolio en televisión para robarle cuota de mercado al operador, conocemos una nueva demanda entre ambos.

Y es que Vodafone vuelve a denunciar a su principal rival por la política de precios del operador O2, la nueva marca de Telefónica. Vodafone rechaza los dobles precios de O2 en función de la situación geográfica de contratación. Recordamos que la oferta de O2 cuesta 45 euros al mes en zonas no reguladas y sube hasta los 58 euros al mes en zonas reguladas por competencia por la propia CNMC.

De esta forma en Vodafone consideran que el precio en zonas no reguladas es demasiado agresivo para poder ser replicado por la competencia. El recurso de Vodafone posiblemente no tenga buen resultado puesto que en el mercado existen ofertas que rebajan ese precio de 45 euros en condiciones de productos parecidas e incluso la propia marca de bajo coste de Vodafone, Lowi, ofrece un paquete similar con un precio promocional desde el mes de agosto de 34,95 euros al mes.

Un doble precio que tampoco convence a Telefónica.

Telefónica ya criticó la decisión de la CNMC de tener que incluir dos modalidades de precios en las tarifas de O2, como ya sucedía con Tuenti. De esta forma en zonas no reguladas al considerarse competitivas el precio se reducía considerablemente. Sin embargo entre penalizar al cliente que está en zonas no reguladas subiéndole el precio o poder ofrecer dos tarifas distintas, el operador prefiere ofrecer dos tarifas con una compensación posterior al cliente de hasta 220 euros cuando su zona regulada (sin competencia) pase a ser no regulada por la CNMC produciéndose la bajada de precio.

La CNMC respondió a estas críticas indicando básicamente que Telefónica puede rebajar su precio mayorista en zonas de no competencia para poder igualar sus precios, siendo replicables por la competencia. El problema es que en zonas de no competencia Telefónica revende su fibra a 17,57 euros al mes, por lo que no puede rebajar su oferta de 58 euros para que la competencia pueda sacar margen de beneficio del precio mayorista, incluyendo sus propios servicios.

0 comentarios:

Publicar un comentario