31 de octubre de 2018

Asafortel, la plataforma que denuncia a Orange por llevar a los distribuidores de Amena a la ruina.

Asafortel, la lucha de los ex distribuidores Orange

Los propios ex distribuidores cuentan sus experiencias en Youtube.

Asafortel es un grupo de más de 50 ex agentes Orange que tenían su propio negocio con este operador y se han unido para reclamar indemnizaciones por el cierre improcedente de sus negocios desde 2004, cuando Amena pasó a manos de Orange con las duras condiciones que marcaban desde France Telecom. En su canal de Youtube existen varios testimonios reales que coinciden en argumentos y muestran con detalle cómo el cambio de Amena a Orange arruinó sus negocios.

Asociación de afectados por Orange Telecomunicaciones
Uno de los casos, comentado por Javier Pariente, habla de cómo llegó a tener 9 tiendas con Amena con una plantilla real de más de 30 personas. Los inicios de Amena fueron buenos y el operador quería estar presente en todas las zonas posibles. Javier indica cómo en sus inicios llegó a facturar dos millones de euros al año, en un negocio que funcionaba y daba ritmo de crecimiento a Amena.

En el año 2004 desembarcó Orange y con este cambio llegaron también los recortes. Desde Orange obligaron a cerrar algunas tiendas aunque estas dieran resultados, pero según indicaba el operador no cumplían con una situación estratégica. Las que permanecían abiertas, en el caso de Javier cinco de las nueve tiendas iniciales, tenían que cambiar su imagen a un precio cerrado de 12.000 euros por tienda que tenía que pagar el propio empresario multiplicado por todas sus tiendas.

Poco a poco los objetivos fueron subiendo hasta hacerlos inalcanzables en lo que denominan "una estrategia empresarial hacia el canal de distribución para reducir los puntos de ventas". En otros casos obligaron a los distribuidores a vender su negocio a otra cadena de mayor poder, ya que Orange buscaba ser dueño de sus tiendas o dejarlas en manos de grandes cadenas a las que daban mejores condiciones. Puedes ver la historia completa de Javier en el siguiente vídeo:


El 'malvender' un negocio obligado por la matriz es algo que causó daño en gran parte de los distribuidores que un día apostaron por Amena y de un día para otro se vieron encadenados a Orange. Las nuevas condiciones buscaban una estrategia de Orange que nunca llegaron a comentar con los propios empresarios que hicieron crecer a Amena, hoy convertido en Orange.

Es por eso que desde Asafortel piden que Orange les escuche con el hastag #escúchameOrange, y que pida perdón por lo sucedido además de llevar a cabo las indemnizaciones que corresponden por la forma de proceder a la hora de cerrar y vender negocios sin mirar en las personas.

Otro ejemplo es el ex agente Roberto Galeote, que tenía equipos comerciales de empresas en Sevilla, Málaga, Córdoba y Ciudad Real con cerca de 150 nuevos contratos todos los meses. Sin embargo tras la llegada de Orange y el cambio de condiciones y objetivos, el operador solicitó a Roberto que dejase Andalucía para centrarse en la zona que ellos determinasen, cerrando además el centro de activaciones y telemarketing que disponía. El final de la historia supone el cierre de todo el negocio mediante concurso de acreedores despidiendo a sus 70 trabajadores.


No es necesario que un operador compre a otro para que estas cosas sucedan. Sin ir más lejos el verano del 2017, Bymovil compró las franquicias Yoigo de Smol y K-Hablas. En este caso la gran cadena de distribución de franquicias Yoigo se hizo con los medianos competidores. Esto provocó que cientos de distribuidores tuvieran que cerrar a petición de la matriz o bien por el cambio de contrato, que además de exigente estaba incompleto y esto dejaba puntos sin cerrar que no daban margen de beneficio a las tiendas. Desde El Confidencial hicieron una noticia detallada de este caso.

0 comentarios:

Publicar un comentario