12 de agosto de 2018

¿Se celebrará el Mobile World Congress 2018 en Barcelona? Se necesitan inversiones privadas.

Feria del móvil de Barcelona: Mobile World Congress

La Fundación Barcelona Mobile World Capital negocia con empresas privadas.

Captar inversiones privada, esta es la idea de la feria del móvil de Barcelona para duplicar las aportaciones y consolidar la ciudad como sede del Mobile World Congress, tras los disgustos que la asociación GSMA ha dado en los últimos años. El objetivo es sumar motivos para que la feria no haga no haga las maletas a otra ciudad como parece que se pretende en un primer momento.

Hasta ahora los fondos privados son escasos, poco más de un millón de euros frente a los 15 millones que aportan a partes iguales el Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat de Cataluña y el Gobierno central. La idea pasa por captar esos 15 millones anuales con fondos privados.

Pocos inversores privados para alcanzar el reto.

De esta forma se buscan 15 inversores que realicen un desembolso de un millón de euros por cabeza, sin embargo hasta ahora solamente Telefónica, Vodafone, Orange y Damm se han pronunciado a favor. Pero sus aportaciones parece que no son demasiado elevadas: la cervecera hizo algunas aportaciones iniciales hace años. Orange nunca ha llegado a invertir en este evento. Y Vodafone ponía unos 150.000 euros anuales, lejos del requisito actual.

De esta forma Telefónica ha sido el operador que más aportaciones ha realizado, en algunos casos un millón de euros e incluso dos. Pero este año la caja del operador español no está como para tirar cohetes debido a las grandes inversiones deportivas realizadas por el operador este verano.

El organizador GSMA recibe 10 millones por el evento.

De estos 15 millones que se pretenden conseguir, GSMA recibe por contrato 10 millones de euros al año. Para financiar el resto del evento el margen no es demasiado elevado. A esto se une que el contrato existente indica que Barcelona celebrará el Mobile Congress hasta 2023, pero la huelga de transporte unido a la incertidumbre política deja todavía en el aire el acuerdo. Justo el año en el que el 5G acaparará todas las miradas, provocando un interés superior a la media de los últimos años.

Fuente: El Economista.

0 comentarios:

Publicar un comentario