6 de agosto de 2018

Pueblos sin cobertura, la triste realidad en pleno auge del 5G.


Aún existen zonas sin cobertura o con servicio ineficiente.

El teléfono móvil funciona en casi toda España, bien es cierto que en algunas zonas más rápido que en otras. Y tenemos algunos pueblos de Salamanca, Teruel, Zamora, Soria, Cuenca, Toledo o Guadalajara donde no tienen cobertura. La realidad es que existen lugares sin cobertura donde hablar por el móvil nunca ha sido posible y navegar por internet, tampoco se ha llegado a ver.

Según datos de la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital, las zonas más afectadas son Castilla y León, el sur de Aragón y el norte de Castilla la Mancha.

No tener cobertura es motivo de despoblación.

Ya sea cobertura móvil o de banda ancha, las pequeñas zonas rurales sin cobertura tienden a tener despoblación con mayor facilidad. Lugo y Ourense son las provincias españolas con menor implatanción del ADSL y los móviles 3,5G funcionan peor en Soria y Teruel llegando al 95% de la población. De cobertura 4G mejor no hablamos, apenas alcanzan un 61% en pleno desarrollo del 5G.

Zonas con deficiencia de cobertura. 
En total existen 2.731 municipios de más de 8.000 habitantes donde los operadores no han despegado redes capaces de dar 2 megas de descarga. Enviar un simple correo electrónico se convierte en un quebradero de cabeza: tener 2 megas es como no tener nada.

La Unión Europea pretende que todos los ciudadanos tengan acceso a internet de al menos 30 megas en 2020 y además que el 50% de los hogares tengan acceso de más de 100 megas. El problema es que existen pequeños pueblos donde la fibra no llega ni llegará al no ser rentable. Y tampoco tienen centrales, tirar cable de cobre desde el pueblo más cercano no sería la solución ya que con el cobre cada metro cuenta para perder velocidad y al final el servicio aportado sería nulo.

Este año la Unión Europea ha lanzado el proyecto Wifi4EU para que administraciones locales puedan ofrecer WiFi gratis, algo que tal vez no resuelva el problema. Si una población no dispone de internet, poco podrá hacer su Ayuntamiento para dar WiFi gratis a los habitantes salvo que exista alguna alternativa rentable de comunicación por satélite o tipo Wimax.

Las grandes ciudades también están afectadas.

Esta situación no es exclusiva de pequeñas poblaciones, el 10% de la población que vive en zonas de 50.000 a 100.000 habitantes tienen velocidades que apenas alcanzan los dos megas. Sin embargo el despliegue en estas zonas es continuo a diferencia de poblaciones como El Pobo (Teruel), Calomarde (Teruel), Miraverte de la Sierra (Teruel), Asín (Zaragoza), Vega del Castillo (Zamora), Doiras (Lugo), Umbralejo (Guadalajara), Huertos (Guadalajara) o Lagartera (Toledo) que carecen de cobertura.

Algunos de estos pueblos sí tuvieron cobertura, pero la antena se cambió de ubicación en su momento o directamente se eliminó al no salir rentable. Y nunca más volvieron a ver señal en su móvil. Y es que la tecnología evoluciona, pero no de igual forma para todos.

0 comentarios:

Publicar un comentario