12 de agosto de 2018

El aumento de clientes en la televisión de pago pone en peligro la publicidad en los canales privados.

Las cadenas privadas ven su publicidad en peligro.

Los canales de pago ponen el riesgo a las cadenas privadas.


Las televisiones privadas españolas empiezan a pensar que hacer para recuperar sus ingresos publicitarios. Unos ingresos que se han estancado en los dos principales grupos audiovisuales del país: Mediaset y Atresmedia. Pese a concentrar el grueso de la publicidad de televisión, con el 85% de los anunciantes, la diversidad de canales tiende a mover las audiencias y por tanto la publicidad. 

Los nuevos competidores son las empresas de telecomunicaciones, con Movistar a la cabeza, que han incrementado de manera conjunta sus clientes en más de tres millones desde 2014. Y aunque a corto plazo no representan una amenaza real, la caída de ingresos puede agravarse con el paso del tiempo si tenemos en cuenta que un anunciante está dispuesto a pagar allí donde exista audiencia.

Los programas más televisados, ahora de pago.


El deporte es y será siendo por ahora la programación líder en audiencia, con un gran desembolso inicial que se recupera a posteriori con cuotas a los clientes y publicidad. Una publicidad que antes miraba exclusivamente a los canales privados y no de pago, como sucede en la actualidad. 

Aunque Atresmedia y Mediaset parecen no estar nerviosos por ahora, el consumo de televisión de pago se irá incrementando progresivamente en los próximos años y de esta forma, los ingresos publicitarios hacia este sector. Pero esto no acaba aquí, existe un segundo inconveniente para los canales privados, la forma de ver la televisión ahora es diferente: cada vez más el propio espectador es el que elige que quiere ver y cuando, en vez de ver lo que están emitiendo en el momento.

0 comentarios:

Publicar un comentario